Un estudio hecho en los países nórdicos , demostró que las personas que invierten en bolsa no son los que más dinero tienen, sino lo más inteligentes.

"Por extraño y paradójico que le parezca: La renta variable es el activo-a largo plazo-más rentable y menos arriesgado".Francisco García Paramés

La clave en el mundo de las inversiones está en la PACIENCIA, como decía un inversor value "Más vale hacerse rico despacio que pobre rápidamente" .

Todo llega para quien sabe esperar.Nunca te des por vencido, las grandes cosas llevan tiempo.

‎ "Yo me fío más de cómo maneja la economía una familia que se juega el pan o un empresario, que se juega la ruina, que un grupo de señores que, cuando quiebran un país, se van a su casa, reciben seis cargos públicos o privados y se dedican a dar discursos."Daniel Lacalle

Los seres humanos observan que hoy en día las carreteras, los hospitales, las escuelas, el orden público, etc. etc., son proporcionados en gran (sino en exclusiva) medida por el estado, y como son muy necesarios, concluyen sin más análisis que el estado es también imprescindible. No se dan cuenta de que los recursos citados pueden producirse con mucha más calidad y de forma más eficiente, barata, y conforme con las cambiantes y variadas necesidades de cada persona, a travésdel orden espontáneo del mercado, la creatividad empresarial y la propiedad privada.Jesús Huerta de Soto

Comprar cuando la bolsa baja y vender cuando sube es difícil porque va en contra de la naturaleza humana: en los últimos 3.000 años, cuando el vecino de al lado salía corriendo o gritaba "fuego", ha resultado rentable salir corriendo también. De ahí que cuando la bolsa sube nos dan ganas de comprar, y cuando baja nos dan ganas de vender, por una simple cuestión de biología.

¿Pero es que no os dais cuenta que todas las injusticias y toda la corrupción proviene de lo "publico"?‏



jueves, 14 de febrero de 2013

Libro para niños y no tan niños de economía, ahorro e inversión.


María Jesús Soto: “Los fondos protegen a las familias y democratizan la inversión”



“El dinero no es un fin, es un medio”, reflexiona María Jesús Soto, autora del manual para niños -y no tan niños, según confiesa- ‘Mi primer libro de economía, ahorro e inversión’ (Everest, 2012) y fiel defensora de los fondos de inversión, de los que piensa que “protegen a las familias y democratizan la inversión”. Sin embargo, a causa del miedo que provoca la crisis económica y financiera, en especial en las familias, parece que éstas olvidan que, como señala en el sexto capítulo de su libro recién publicado, ahorro e inversión son “dos amigos inseparables”.
Por eso, Soto, que -entre otras cosas- dirige la oficina de Inversis Banco en León, el portal financiero ‘El Inversor Inquieto’ y la agencia de comunicación IHC, se ha lanzado a escribir este manual, para intentar volver a formar desde los conceptos básicos que componen las finanzas a la ciudadanía media. “Y si puede ser desde niños, mejor”, apunta. Para lograrlo, cree que el libro deben tenerlo todas las instituciones más importantes de España y Europa, desde donde busca un flujo de conocimiento financiero “de arriba abajo”, es decir, desde las propias instituciones hasta las mismas familias y sus hijos. “Incluso el Papa lo ha recibido”, admite orgullosa.
Esta es la línea de salida que, a su juicio, tiene que servir para arreglar de cara a un futuro próximo la“suma de culpas colectiva” que supuso el inicio de la actual crisis financiera, fruto de la “mal formación de los particulares” y de la “deformación de las entidades”. “Hubo mucha improvisación y falta de calibración de riesgos”, resume Soto.
Así, la autora del manual ‘Mi primer libro de economía’ propone varias soluciones para que la sociedad civil no vuelva a caer en el mismo error. Antes de nada, incide en la idea de que las familias deben recordar que“el dinero ocioso es una tragedia”, ya que “se lo come la inflación”, y es por eso que la inversión del ahorro “genera riqueza para la sociedad y para uno mismo”. Pero, ¿en quién confiar a la hora de gestionar ese ahorro? “En el asesoramiento independiente”, responde Soto, quien pronostica que aumentará exponencialmente durante la próxima década o década y media.
Pero estos cambios por sí solos no serían suficientes, sino que deberían ir acompañados de una reforma educativa en los colegios e institutos de España que introduzca la economía desde cursos tempranos. Aunque no cualquier economía, sino “una asignatura que enseñe conceptos básicos y prácticos que se puedan aplicar en la vida diaria y no cinco teorías económicas abstractas, que resultan aburridas”, además de valores como la transparencia, la responsabilidad o la sostenibilidad, entre otros, reclama la directora de Inversis Banco en León.
Según Soto, “los niños, ya desde los 11 años, son muy prácticos”, mientras que, por el contrario, “a los adultos les cuesta cambiar el chip”. Por ejemplo, y en base a su experiencia en el sector, a éstos les cuesta mucho entender el concepto de diversificación y, sin embargo, “les nubla el tema de la rentabilidad”. Por esta razón, “las familias deben implicar a los niños en las finanzas de la casa con pequeñas labores”, donde su libro se convertiría en una herramienta idónea.
La renta variable europea se aleja de su estigma
Aunque “los emergentes son los grandes ganadores de esta crisis” y suponen una gran oportunidad de inversión para los próximos diez o 15 años, Soto no olvida a la renta variable europea y apunta hacia ella como protagonista del año, puesto que, en su opinión, está muy bien de valoración y logrará un gran rendimiento tras ser castigada en exceso por tener detrás la “marca Europa” o, en su defecto, la “marca España”.
No obstante, se hace eco de las posibles tensiones en los mercados que provocarán las elecciones en Alemania o Italia, aunque, para Soto, el anuncio que hizo Draghi el verano pasado en torno a la supervivencia del euro ha marcado un punto de inflexión positivo y de no retorno para la región.
http://www.fundspeople.com/noticias/79650l

1 comentario:

Johannes Weiss dijo...

Lo malo de los fondos no es es que sean diferentes o no. Incluso Buffet lo ha explicado alguna vez. La inversión en valor se trata de buscar un criterio diferente, pero más acertado que el de la mayoría y dentro de un fondo, donde elige un empleado para un tercero la cosa se complica.

La diferencia de que un fondo sea mejor o pero, usualmente, no es su forma sino su tamaño. Contaba Lynch que cuando dirigía fondos el problema es que si invertía en una empresa desconocida de baja capitalización e iba mal se había equivocado el. Y si iba bien había tenido suerte. Pero si invertía en Alcoa con todos los analistas a favor, e iba mal se había equivocado Alcoa. Por eso su recomendación de al menos en parte, intentar invertir con criterios propios. Y si iba bien el era un as de la inversión.

Y como el miedo prevalece, el gestor de fondos tiene clara su elección, que se vuelve muy defensiva.

En bolsa es usual olvidarse de que los intermediarios son personas, y que las técnicas conocidas por todos, en esto de la bolsa, no es muy válida a veces.